Del veneno y el mundo que lo produce. Calvario y muerte del río Tajo.

Durante la celebración de la primera conferencia de contrahistoria local organizada por La Tormenta y la FAL-Aranjuez, se ha repartido un texto relativo a la situación del malestar hidrológico y el desastre actual del río Tajo. Lo reproducimos íntegramente para alentar su difusión:

Del veneno y el mundo que lo produce. Calvario y Muerte del Río Tajo.

Corremos sin preocuparnos hacia el precipicio, después de haber puesto delante de nosotros algo para no verlo.
PASCAL, Pensamientos, IX,5

Algo realmente grave está pasando con el río Tajo. Estamos tan segur@s de ello que a día de hoy, ya nadie duda de que ese serpenteante cauce de agua que regala un paisaje especial a nuestro pueblo, se esté convirtiendo en un cadáver embalsamado con aspecto de algo con vida. Ciertamente algo muy grave debe de ocurrir con el río cuando un amplio elenco de partidos y organizaciones locales, desde el cronista de la Villa hasta las amas de casa pasando por los salesianos, se han lanzado a firmar un manifiesto en el que se pide nada más y nada menos que la derogación de la política hidráulica estatal por biocida y poco considerada con nuestro entorno. La vieja cantinela de la oficialidad política que niega las evidencias incluso cuando se trata de hechos consumados, ya no es moneda de cambio cuando hablamos del agua en Aranjuez. El río se muere y con él una parte esencial de la idiosincrasia ribereña ancestral. La prensa local así lo certifica. En su editorial del 20 de septiembre, en el periódico MAS, resaltado con tipografías de mayor tamaño, se llega a afirmar que todos los males que hoy arrastra el río a su paso por Aranjuez son consecuencia del Trasvase al Segura.

Sería totalmente inútil, y francamente absurdo, exigir a la publicación mencionada, incluida su línea editorial, una crítica radical, esto es que se detenga en la raíz del problema, sobre la cuestión del malestar hidrológico. Sin embargo, por nuestra parte queremos hacer una puntualización sobre la que nadie, de momento y que sepamos, ha hecho mención alguna. Achacar todos los males que arrastra el río al trasvase y hacer de éste la causa última del desastre en ciernes, es una ficción de la que han participado la mayor parte de los interesados en el tema. Se parte de un profundo error de base, en el que comúnmente se tiende a confundir las causas con los efectos, cayendo en el olvido de que la necesidad de un trasvase como el del Tajo-Segura obedece a una lógica subyacente, es decir, a los modos de expoliación asociados a la multiplicación del desarrollo de grandes infraestructuras y proyectos urbanizadores, última fase histórica de la especulación del capital sobre el territorio y sus gentes. Cuestionar el trasvase ha de ponernos en la senda por tanto de la crítica y el cuestionamiento del mundo que lo produce y administra, de la especulación y la acumulación de capital del que es fruto. Por tanto, sabemos que los editores de MAS, aun cuando no quisieran parecer ingenuos en sus alegatos, tan sólo reafirman el modelo de desposesión generalizado que el Capital y el Estado han impuesto en todos los ámbitos de la existencia (también en eso que llaman la opinión pública). Cuando en la Declaración de Aranjuez por el Rió Tajo se dice que la responsabilidad del estado del Río es de los gobernantes que lo permitieron y lo permiten y de quienes somos ribereños de él, se nos está concediendo una responsabilidad a partes iguales que no nos pertenece. Pretender que asumamos tan pesada carga cuando desde hace siglos se nos ha negado la posibilidad, en tanto que comunidad ribereña, de cualquier forma de decisión, no sólo ya sobre los asuntos del agua, sino sobre cualquier aspecto de nuestras vidas, siempre desposeídos de autonomía, es un recurso demasiado fácil de envolver, pero fácil de arrojar a la basura. La responsabilidad es del Capital, de la lógica mercantilista que convierte cualquier recurso en valores de cambio listos para rentarlos a cualquier precio. Y por supuesto la responsabilidad es del Estado, que como instrumento de clase siempre ha sabido servir fielmente a la dominación y sus intereses, extendiendo su manto de muerte sobre territorios y personas.

Disfrazad@s de bienintencionados administradores de lo público, l@s polític@s de turno han puesto a funcionar la maquinaria de la propaganda para enviar el mensaje a las gentes ribereñas de calma y tranquilidad. “Fíjense cuanto nos preocupamos por el entorno, que hemos puesto en marcha un programa de rehabilitación de los sotos y huertas históricas (Proyecto Life); tanto nos importa el patrimonio que rehacemos una azuda para mover el agua de forma tradicional, y que bonita queda…” Mientras, el suelo de Aranjuez y su superficie de cultivo están en trance de llegar a un punto de no retorno por el agotamiento y el abandono. La famosa azuda, monumento estrella del fetichismo por todo lo que suene a viejo, levanta agua que no riega nada, símbolo del eficiente uso tradicional del agua. Y además, igual que las serpientes que aguardan su presa sigilosas entre la maleza de nuestras envejecidas caceras, est@s ilustres y bienintencionad@s polític@s se reservan el pelotazo especulativo de Sotomayor y Las Cabezadas para que no nos olvidemos de la verdadera prosperidad pasada, esperando morder la presa tarde o temprano. Un despropósito detrás de otro que lamentablemente vamos a pagar no sólo nosotr@s, sino todas y cada una de la generaciones que lleguen después de nuestr@s hij@s y jamás sepan que fue antiguamente esa ponzoñosa charca que pasa cerca de sus casas.

La defensa del río Tajo, de los recursos que nos proporciona, así como frenar el desastre que ya parece tener hora y fecha anunciada, no sólo es cuestión de enumerar los males que le aquejan, sino apuntar directamente a los causantes reales de tanta degradación. Defender el río por tanto, es mostrar una oposición firme contra la lógica de la desposesión que impone en Capital/ Estado en nuestras vidas. Porque la defensa del río será contra el Capital y el Estado o no será. Dudarlo es repicar poco a poco las campanas que anuncian un nuevo cadáver.

Aranjuez Otoño de 2013.
Instituto Ribereño de las Nocividades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s