Lecturas recomendadas.

No queremos dejar pasar la oportunidad, especialmente durante la época estival, de anotar algunas sugerencias bibliográficas que consideramos de sumo provecho para el análisis crítico de algunos aspectos relativos al binomio dominación-desposesión, aspectos que en última instancia siguen estando apadrinados por el Capital-estado en sus continuas transformaciones, esperando que con estos aportes podamos seguir profundizando en los combates por la autonomía y la conquista de nuestras vidas.

Observaciones sobre la agricultura geneticamente modificada y la degradación de las especies. Encyclopédie des Nuisances.
observacionesagricultura
Desde que la ecología subió un primer peldaño de legitimidad política su acritud tendió a disolverse en un consenso blando, que la ha transformado en una especie de sucursal del Partido Socialista. En definitiva, la cuestión ecológica no sería sino cosa de equilibrio, de medida, y basta ría con organizar el “debate” para que cada cual, amables ecologistas por un lado y malvados industriales en vías de redención por otro, aporte su grano de arena y se corrijan entre todos los excesos de un desarrollo indispensable. Es como Sí-sí y el malvado contaminador: en principio todo va mal, pero el sabio Potiron interviene y todo termina por arreglarse.
Pues no. Todavía hay empecinados que asumen una ecología radical y no dudan en loar la “subversión antiindustrial”, en calificar de “superstición dominante” al cientismo, en afirmar que “la Industria lleva una guerra contra la vida desde hace dos siglos”. Pero no basta con revitalizar la execración para poder elaborar un discurso; los anónimos autores de las Observaciones sobre la agricultura genéticamente modificada y la degradación de las especies llaman la atención por la coherencia de sus palabras (…)
Hervé Kempf en Le Monde, 14-V-99

El opúsculo anónimo de L’Encyclopédie des Nuisances es de un estilo más violento. En medio del debate civilizado sobre los OGM resuena como un disparo. Describe lo transgénico como una pura monstruosidad en el sentido estricto del término: un instrumento al servicio de “la dominación”; el triunfo del cientismo como superstición dominante del siglo. No se trata de mitificar la Madre Naturaleza sino de mostrar cómo mediante lo transgénico la esclavización total de aquella a la productividad económica de masas alienará y deshumanizará con el pretexto de liberar. Los autores de esta carga fulminante de estilo firme y con acento tanto situacionista como bíblico, se apoyan en Simone Weil, Marx, Adorno, etc., para llegar a la conclusión de que con las biotecnologías no corremos hacía la catástrofe: ya estamos en ella (…)
Jean-Luc Porquet, en Le Canard Enchainé, 26-V-99

Con la publicación del último número de la revista Raíces (ya reseñada en el blog), hemos descubierto entre todo el interesante material que incluyen, un artículo particularmente significativo en lo referente a las condiciones que el Estado y la Industria imponen durante la gestión de un proceso catastrófico como un desastre nuclear. Fukushima es el pretexto para darle vueltas, conceptualmente hablando, al término de “descontaminación”, en el texto firmado por Célia Izoard, concluyendo que no solo el uso manipulado de las palabras esconden la realidad de la catástrofe, sino la esencia misma de su administración totalitaria está el fondo de una amplia mentira política a todas luces cínica y profundamente macabra cuando de la amenaza radioactiva es de lo que hablamos.

Del mismo modo, queremos resaltar un artículo de corte biográfico aparecido en el número 2 de la revista libertaria contra el desarrollismo Argelaga, “Actualidad de Gustav Launder”, firmado por José Ardillo. Un autor profundamente desconocido en tierras peninsulares, pero con unos trabajos realmente singulares como materiales útiles en la crítica del progresismo, especialmente el marxista y el adoptado por el posterior izquierdismo.
“En cualquier caso, la discusión lanzada por Landauer en favor de un movimiento liberado de los dogmas del progreso y de las teleología decimonónicas es hoy de plena actualidad. También lo es el problema fundamental de la proyección de una sociedad a partir de experiencias constructivas y autónomas tales como cooperativas agrícolas, escuelas libres, redes alternativas de distribución de bienes o redes de apoyo mutuo basado en el intercambio de servicios.
Por un lado, todas estas experiencias proporcionan la oportunidad de vivir ya, en buena parte, de otro modo. Constituyen una posibilidad genuina de educación en formas de autonomía. Poseen un valor inherente porque generan en las personas actitudes y comportamientos que prefiguran la idiosincrasia de una sociedad igualitaria, más equilibrada y armoniosa con la naturaleza. Por otro lado, en un aspecto más inmediato, pueden ofrecer a ciertos grupos la posibilidad de sobrevivir más dignamente y escapar en parte de la ezquizofrenia de la sociedad industrial, donde la mayor parte de empleos contribuye generalmente al sostenimiento del sistema y su onda destructiva. En cualquier caso, pueden ser siempre una vía abierta a la deserción, lo que no es poco en los tiempos que vivimos…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s