Nueva entrada en los fondos

LA RESPUESTA DEL ANARQUISMO A LA CIENCIA Y OTROS TEXTOS. JOSÉ ARDILLO. Edición a cargo de CMR distri
1.- EDITORIAL.
2.- LA RESPUESTA DEL ANARQUISMO A LA CIENCIA
3.- LEWIS MUMFORD Y EL MITO DE LA MÁQUINA
4.- ENERGÍA Y PODER. UNA DISCUSIÓN EN TORNO AL LIBRO “LAS ILUSIONES RENOVABLES”.
5.- UTOPISTAS Y ANARQUISTAS FRENTE AL CONTROL DE LA ENERGÍA.

La aparición (o consolidación) en el Estado español, durante el último decenio, de algunas publicaciones críticxs con la sociedad tecno-industrial; la emergencia de algunas luchas, como la lucha contra el TAV o la lucha contra los transgénicos y la potenciación de ciertas prácticas como la okupación rural, han propiciado la existencia de un marco teórico y práctico cuyo potencial todavía está por ver. Por otro lado, a raíz de la crisis financiera, asistimos a la reavivación de un anarquismo de viejo cuño, heredero en buena medida de los análisis económicos y la concepción de la sociedad de clases del marxismo. Sin querer restar importancia a los asuntos que se plantean a través de este prisma proletario, consideramos que no pueden ser el centro de las cuestiones social, política. y estratégica. Con esto no pretendemos que estos distintos planteamientos sean por necesidad enfrentados ni que exista una suerte de verdad absoluta que todo lo resuelva, nuestra intención al publicar estos textos es poner sobre la mesa ciertos elementos que puedan aportar algo de claridad a las perspectivas de pensamiento y de lucha.
Observamos en distintos ámbitos, desde el ecologismo al movimiento libertario, la tendencia hacia una fe ciega en la tecnología y vemos como se pasan por alto, de manera, escanda.!osa, los límites que el medio físico impone al desarrollo de las fuerzas productivas. Esto da lugar a la engañosa e ingenua idea de que un cambio de manos en la gestión de dichas fuerzas pondría punto y final a todos los problemas. Consideramos necesaria una reflexión seria y en profundidad acerca de esta y otras cuestiones.
Pero la fe en el desarrollo imperecedero de las fuerzas productivas es una cuestión que trasciende el ámbito político “radical” , o dicho de otro modo, está tan arraigada a lo largo de todo el espectro social que nadie parece escapar a su dominio. En el año 2003, Howard Zinn escribía para el prólogo de la novela El Talón de Hierro lo siguiente:

Sin embargo, con todas esas percepciones notables, El Talón de Hierro no llega a la comprensión de ciertas cosas que nosotros, medio siglo más tarde, podemos ver más claramente. La visión de Jack London todavía es alentadora: “No destruyamos esas máquinas poderosas que producen eficiencia y economía. Controlémoslas. Beneficiémonos de esa eficiencia y esa economía. Manejémoslas nosotros. Eso, caballeros, es socialismo … ” Ahora sabemos que esa percepción no es suficiente,
[ … ]. Establecer un control cooperativo de la producción, combinando las ventajas de la eficiencia de la centralización con controles locales en una sociedad compleja y tecnológicamente avanzada, es un arte que pide reflexión y experimentación.1

A nuestro juicio, al bueno de Howard Zinn no le han bastado esos 50 años para entender una cuestión crucial: La destrucción y degradación del medio físico y el embrutecimiento de la vida que conlleva “una sociedad compleja y tecnológicamente avanzada” (con las ventajas de la centralización), no dependen del carácter de su gestión: son su condición.
Hoy, en medio de la vuelta a la actualidad del “debate nuclear” tras el desastre de Fukushima, las energías renovables o alternativas ganan puntos para su “despliegue a gran escala”2. Así, mientras cuestiones acerca del método de conversión de energía centran las discusiones, preguntas de mayor calado no son tan siquiera formuladas: “¿No sería prioritario analizar qué tipo de necesidades colectivas serían aceptables en una cultura que quiera prosperar sin ser una amenaza para el medio físico?” 3
Las esperanzas tecnológicas se renuevan, la acumulación de capital sigue su curso, el interés y la superficialidad dominan el campo de las ideas mientras el mundo (y nosotros con él), avanza en su degradación. Esperamos con la publicación de estos textos, invitar a la reflexión sincera y consciente sobre estas cuestiones de tamaña importancia y contribuir modestamente al avance de un debate real.

Notas:
1 Jack London, El Talón de Hie’rm (Hondarribia: Editorial Hiru, 2003)
2 Una de las demanda9 incluidas en el manifiesto leído al final de la marcha por el cierre de la central nuclear de Cofrenets, el 13 de marzo de 2011, firmado por la plataforma “Tanquem Cofrents”, formada por Greenpeace, lntersindical Valenciana, Ecologistes en acció-PV, Acció Ecologista Agró, WWF- Valencia, CGT-PV, Joves Verds, Acció pel clima, Gecen. Compromís pel Territori, Xúquer Viu, Baladre, CAT-PV i Salvemos Mijares.
3 Anticipo de uno de los textos publicaos a continuación

Alcoi, octubre de 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s