Sabeis que un muerto no puede morir.

Con motivo de las jornadas y movilizaciones que diferentes colectivos sociales estan llevando a cabo contra el paro y la precariedad, hemos recibido un pequeño texto sobre el tema que hemos creído oportuno reproducir.

SABÉIS QUE UN MUERTO NO PUEDE MORIR

A estas alturas, sin hacer muchos esfuerzos imaginativos, a nadie se le escapa que la situación del desempleo y sus consecuencias, se parece sin una pizca de ironía, a esas películas de muertos vivientes que tanto nos gustan, moviéndose torpemente por calles desiertas, hambrientos de desperdicios, dispuestos a abalanzarse sobre cualquier bicho viviente para alimentarse. La búsqueda de un salario se ha convertido en algo parecido. Millones de desposeídos por la dictadura de la economía, vagan de un lado a otro con una carpeta de currículums debajo del brazo, buscando alguien que quiera contratarlos, a la caza de una nómina con la que sobrevivir y salir de la indigencia en la que casi todo el mundo que nos rodea empieza a tener contacto de una forma u otra.

Primero empezaron flexibilizando las condiciones de contratación. Contratos por semanas, días, horas. Pero como el trabajo era abundante y la gente ansiaba trabajar a toda costa para estar a la altura de las exigencias del modelo de consumo impuesto, casi nadie estaba por la labor de denunciar y pelear contra la liquidación de un tipo de empleo estable y seguro, que era el que disfrutaron nuestros padres a cambio de pagar sus conquistas con sangre y sufrimiento. Tener dos pagas extras o disfrutar de unas vacaciones reales sin perder la parte proporcional de lo prorrateado en la nómina, es un sueño del que much@s jamás nos hemos levantado mojad@s. Al mismo tiempo, comenzaron a privatizar la mayor parte de las empresas estatales, pensando que siempre sería mas oportuno para las leyes del mercado, que el capital privado gestionase un pastel con tan pingües beneficios, que no redistribuir estos beneficios entre en el cuerpo social mucho menos rentable claro está. La connivencia entre el Estado y el Capital, lejos de ser puntual, estaba conformándose como la esencia misma sobre la que se fue montando el tinglado que ahora padecemos. Años de despilfarro y brindis con licores lujosos pagados a costa de nuestro sudor, se sucedieron bajo el auspicio de todos los gobiernos, de cualquier signo, de cualquier color. Y llegarían los años de la Mayoría Absoluta, de los recortes, de la austeridad, de la Reforma Laboral, de la crisis de la deuda y la prima de riesgo, pero también de los desahucios, de los diferentes repagos sanitarios, de las nuevas estrategias represivas, de la liquidación de la escuela pública, de los escándalos de corrupción generalizados, y así hasta llenar un cementerio de desgracias.
A nuestro modo de ver, la nueva estrategia del Estado/Capital, lo decimos sin sonrojarnos, se fundamenta en un extermino calculado. Puede que suene crudo, pero no es nada alentador que toda la lista de sacrificios impuestos a la población con sus reformas laborales, sus reformas sanitarias, sus reformas educativas y la continua liquidación de la posibilidad de acceder a los más elementales medios de vida, suponen poner en el punto de mira a una gran porción de la sociedad, de hacer bailar en la cuerda floja de la incertidumbre por el despido o el desahucio a mucha gente que hasta hace unos pocos días, este mundo de los muertos vivientes que hoy nos impone este desastre, era ( y para muchos sigue siendo) el mejor de los mundos posibles.

Ya no pueden matarnos, porque muertos estamos. Totalmente impotentes ante una situación en la que todo parecen callejones sin salida, ya poco más pueden hacernos. Por eso estar en paro no puede ser sinónimo de estar parad@, anulad@, o paralizad@ por la anestesia generalizada que tanto se ha fomentado. Un/a parad@ no es un/a tetrapléjic@ social, de momento puede intentar tomar las riendas de su vida y al menos, señalar a los culpables de tanta miseria generalizada, de comenzar a plantar cara con esfuerzo y dignidad a esa legión infame de explotadores sin escrúpulos. Auto-organizarse no sólo es posible, sino deseable en un mundo cuyo corazón deja de latir, pelear aquí y ahora, sin esperar que el día de mañana, salga ese político honesto tan deseado que nos enseñe el camino de un nuevo desastre. Porque que quede claro, la crisis es sólo un invento mas de la dictadura de la economía y sus necesidades de mano de obra barata y dócil, una mentira repetida millones de veces que termina por ser una verdad de Perogrullo y de la que nadie duda. Pero sólo hay que mirar a nuestro alrededor, echar un vistazo al periódico de turno para ver que nosotr@s, l@s desposeíd@s, estamos en permanente crisis, y que un@s poc@s siguen repartiéndose el pastel y diseñando un mundo injusto a su medida. Por eso, nos creeremos la crisis cuando l@s ric@s se conviertan en zombies en masa, cuando se les vea vagar sin rumbo desconcertados, buscando un contenedor de basura para alimentarse, o peor aún, esperando su turno en esa marcha fúnebre a la que llaman la cola del paro.

SABÉIS QUE UN MUERTO NO PUEDE MORIR
¿Y AHORA QUÉ NOS VAIS A HACER?
Febrero 2013-Parad@s sin nada que perder.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s