Cuando la rabia prende.

Hace aproximadamente un año, aparecía al calor de los últimos disturbios y revueltas sociales del verano en Londres, un análisis crítico, en primer lugar con toda la comparsa moralista, tertuliana, e izquierdista que por aquél entonces aparecieron en forma de artículos en todos los altavoces de la opinión, y en segundo lugar como propuesta de un enfoque propio, desde la política, en un contexto de guerra social abierta bajo las nuevas condiciones de dominación impuestas por el Estado y el capital en una nueva fase de reestructuración sistémica. Un intento de dar una respuesta coherente desde la óptica política sin caer en el puro fetichismo de la violencia, mostrando la revuelta y lxs revoltosxs, como un punto central en el desarrollo de cualquier explosión de rabia contra las condiciones de miseria cotidiana.
A continuación reproducimos un extracto del texto en cuestión, que podrás encontrar en el archivo de la biblioteca o aqui:

” Algunos analistas bien intencionados de la izquierda argumentan que la acción directa violenta puede provocar un aumento de la represión generalizada a los movimientos sociales, cuando lo que realmente desata la represión es la agudización del conflicto, resultado de la lucha organizada que cuestiona las bases de lo existente, es decir, que cuestiona la capacidad de los gobiernos y las clases dominantes de decidir cómo organizar la existencia. Cuestionar la violencia política subversiva por los efectos represivos que genera supone aceptar que la represión es una medida legítima del Estado y que se produce en contestación a determinadas acciones criminales. En realidad el incremento de la represión se aplica en los momentos de debilidad manifiesta en que el Estado se ve desbordado por la utilización de un determinado tipo de acción o acciones, y el techo de cristal del sistema económico y político es identificado e incluso superado.
Ocurre no obstante que el tema de la violencia como acción política sigue siendo una cuestión tabú para cualquier mente bienpensante en casi todo el espectro político. Frente a una violencia estructural y estructurante de lo real, legítimamente monopolizada y por ello invisibilizada de modo que tan sólo reaparece en momentos espectaculares asociada al aparato represor policial, militar y jurídico; la actuación política de las revueltas se nos hace ver como una violencia heterogénea, artesanal, dispersa, caótica, errática y premoderna, asociada a todas las formas concebibles y hasta inconcebibles de alteridad. De hecho, como indica Manuel Delgado (El monopolio de la violencia), esa última es la violencia por antonomasia, la que parece interesar de manera exclusiva a los sistemas mediáticos, ávidos por proveer al gran público de imágenes estremecedoras de las consecuencias de la desviación, la anormalidad y la locura, el gregarismo patológico de las bandas y la ingovernabilidad del gueto. Los violentos son siempre los otros, quizá porque uno de los rasgos que permiten identificar a los “otros” es la manera como éstos cuestionan el principio político irrenunciable del monopolio en la generación y distribución del dolor y la destrucción.
Y es que analizando a las bandas y la criminalidad, la mayor que se constata en el Reino Unido, en cuanto a su extensión y capacidad de daño, es la policía. En este sentido algunos datos pueden ser reveladores: desde 1998 han muerto 333 personas bajo custodia policial; de todas las investigaciones internas incoadas por las autoridades policiales, ni un sólo agente fue castigado pese a que en al menos trece casos se recomendó el procesamiento basándose en pruebas determinantes sobre su negligencia. Además, en una sentencia judicial de tres años atrás se reconocía que Scotland Yard sufría de “racismo institucional”—lo curioso es que nunca se le ha calificado de otro adjetivo obvio: de clasismo.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s