La huelga de la construcción asturiana en la Transición española

Recientemente, la Fundación Anselmo Lorenzo, a través de su delegación en Aranjuez, nos ha donado una copia de esta obra editada en 2004 por la la editorial de la F.A.L., y que recoje un estudio pormenorizado de este conflicto obrero acontecido en 1977. A continuación reproducimos un fragmento incluido en el texto, con unas declaraciones de parte de un miembro de la patronal asturiana del ramo, que a nuestro modo de ver, sin duda resultan significativas para no solo entender este conflicto, sino para realizar un valioso análisis estratégico de las actuales condiciones de explotación en los tajos.

DEMAGOGIA MINISTERIAL

    Los empresarios acusaron, de una manera más o menos directa, al Ministerio de Trabajo de demagogia y de dar recomendaciones alegremente. De esta manera le dijeron al subsecretario del Ministerio de Trabajo que al haber recomendado un sueldo para el peón de 700 pesetas diarias no habían hecho ni mas ni menos que cargarse las medidas económicas del propio Gobierno.

“Tenga usted en cuentas-señaló el señor Rubio Sañudo-que si se establece un sueldo base de 700 pesetas, esta misma reivindicación la van a tener ustedes en un par de días cuando el metal comience a negociar su convenio. Tenga usted en cuenta que el sueldo base en el metal está en 400 pesetas. Entonces ¿Por qué un trabajador del metal, que además es cualificado, va a consentir ganar menos que un trabajador de las construcción? Conceder gratuitamente al trabajador lo que pide sin tener en cuenta la situación económica de  las empresas en un gravísimo error que va a pagar todo el país.

  “Porque son ustedes los que están los conflictos como el que hoy está padeciendo la construcción en Asturias. Porque no dude usted, seño subsecretario, que si es necesario hacer huelgas salvajes de 90 días para duplicar el sueldo base, estas huelgas van a aumentar. Y no dude usted, señor subsecretario, que este tipo de huelgas son las que hacen quebrar a cualquier tipo de empresa. Y si quiebran las empresas, el número de parados aumenta peligrosamente. Nosotros queremos dar una salida urgente al conflicto, pero que no haya vencedores ni vencidos. Por eso queremos negociar con las centrales sindicales mas conscientes como son USO, UGT y Comisiones Obreras, sobre las bases que recomienda el Ministerio de Trabajo para establecer un salario decente para el trabajador, que no implique la quiebra de las empresas. Estas centrales defienden el puesto de trabajo y por tanto es posible llegar a un acuerdo con ellas. Son las otras centrales las que propugnan la revolución, o el anarcosindicalismo, las que intentan establecer unos sueldos que las empresas no pueden pagar con el fin de provocar una descapitalización, el aumento del paro, el hambre, y , por último, la toma del poder por la fuerza.

  TÁCTICA POLÍTICA ESTATAL.

  La huelga de la construcción de Asturias, fue presentada por los empresarios al subsecretario de Trabajo como un test político que está sufriendo el país. Los argumentos expuestos fueron los siguientes:

  “Las elecciones generales han demostrado que el país se inclina por unas reformas sociales eludiendo cualquier tipo de trauma y dentro de una reconciliación nacional. Así los votos de las izquierdas han sido para el PSOE y para el PCE que propugnan una colaboración con el capital, con una serie de normas a negociar, para salir de la crisis con beneficio para todos. Los que han fracasado rotundamente han sido aquellos partidos que propugnan una revolución violenta. Estos resultados en principio se podrían interpretar como un factor estabilizador de la vida social.

  “Pero en Asturias ha sido todo lo contrario, ya que las centrales sindicales mas fuertes y conscientes que propugnan una reconciliación y que son Comisiones Obreras y UGT, aún no tienen fuerza suficiente y los afiliados son pocos. Por eso esta situación de transición en la vida sindical favorece enormemente al sindicalismo izquierdista, anarcosindicalista y asambleario donde es fácil aplicar la demagogia y manejar asambleas.

  “La huelga de la construcción en Asturias ha tenido estas características y le podemos afirmar que USO, UGT y Comisiones Obreras han tenido muy poco que ver con este conflicto. Quien ha manejado todo este asunto han sido los unitarios, los anarquistas y los grupos de extrema izquierda. Por esta razón el conflicto se ha llevado a una situación desesperada que aún no sabemos cómo va a terminar y si va a terminar.

  “El Ministerio de Trabajo, recomendando lo que las asambleas pedían, lo que ha hecho ha sido dar el gran espaldarazo a este sindicalismo salvaje, y desprestigiar al sindicalismo consciente y responsable de las grandes centrales sindicales. Por eso, ustedes, inconscientemente, han cortado de raíz las fórmulas para llegar a un entendimiento razonable y han potenciado el sindicalismo intransigente. Pero aunque se conceda todo lo que pidan los trabajadores de la construcción, no crean que el conflicto se ha resuelto. Con esta medida se va a obligar a los demás sectores a padecer este tipo de conflictos y este tipo de sindicalismo. Con esto las empresas se verán obligadas a cerrar y se darán las condiciones para la toma del poder por la fuerza con los que los grupos izquierdistas situarán al país en una situación muy difícil”.

  LA SITUACIÓN DE LAS EMPRESAS

  Por último, los empresarios expusieron la situación económica de las empresas de la construcción en Asturias:

  “En la actualidad (…) están arruinadas y esto se sentirá en muy poco tiempo. No hay que confundir el contratista con el promotor de obras que son cosas muy diferentes. La mayor parte de la construcción en Asturias venden su producto antes de construirlo, como son las obras públicas y las contratas del Estado. Hay que tener en cuenta que a nosotros se nos aumentan los costos de material y de mano de obra y que nosotros no podemos subir el precio del producto, esto sumado a varios cientos de miles de horas perdidas, y que a ninguna empresa ha recurrido al cierre, significa que estamos al borde del hundimiento. Por otra parte, hay que considerar que si las mejoras salariales se condecen, tendrán reflejo en otras provincias y el conflicto se habrá extendido a nivel nacional. Si, por el contrario, no tiene reflejo, entonces la industria auxiliar de la construcción no podrá concurrir al mercado de libre competencia, ya que sus costes serán mucho mayores que los de las demás provincias y por tanto sus precios también serán superiores”.

  SOLUCIONES

  El Subsecretario de Trabajo, ante este difícil panorama, preguntó a los empresarios qué soluciones veían desde su punto de vista para dar una salida al conflicto. Los empresarios señalaron que la solución habría que buscarla entre todos y que para ello habría que considerar las estimaciones dadas por el delegado de Trabajo como una base para comenzar a trabajar, una vez incorporados los trabajadores a sus puestos de trabajo, cosa que se ha realizado en un 90 por ciento.

  El subsecretario expresó su preocupación por la reacción laboral que puede haber en Asturias, si se rebajan unas condiciones que los trabajadores creen que han conseguido:

 ¿Cuáles cree que serán las consecuencias si ustedes rebajan estas condiciones?, les preguntó el subsecretario, a lo que contestaron:

  – Creemos que si Comisiones Obreras y UGT actúan de manera racional y no demagógicamente para aumentar el número de afiliados, se podría llegara a soluciones racionales. Si por el contrario estas centrales se dejan llevar por los intereses partidistas se situarán en el mismo nivel que los sindicatos izquierdistas y las consecuencias serían imprevisibles.

 

Por nuestra parte, y aunque el comentario daría para un ensayo con cuerpo propio, queremos resaltar el tono y la sensación de pánico que desprenden las declaraciones del señor Rubio Sañudo, y la urgencia con la que apremia a los representantes del Estado a inciar la vía política para potenciar el sindicalismo “responsable” para con los intereses del capital.

http://fal.cnt.es/tienda/?q=node/144

Imagen

 

 

Anuncios